lunes, 4 de febrero de 2013

PERSONAJES Y ACONTECERES BREVES EN MIS CAMINOS


Doce años de Caminos a pie, sólo en su mayor parte, dan para mucho. Sobre todo si se observa, se mira y se oye, se piensa, se habla y se escucha, se yerra y se acierta, se sufre, se disfruta y se convive.

Lo de menos es el nombre o la nacionalidad, la jerarquía o el bolsillo, la edad o el sexo... que a veces trataré de no desvelar. Pretende ser sólo una foto, un botón de muestra de lo que hay por el mundo, de lo que a todos nos pasa, porque el Camino de Santiago no deja de ser un trocito del mundo.

Eugenio Rosas "el anacoreta". Cuando me piden elegir el "personaje" de mis Caminos, no dudo en citar  a este nonagenario y 65 años viviendo sólo en la montaña de Sierra Morena, con el que aprendí mucho en tres horas de charla en su "cueva" y llevándome de nuevo al Camino
Voy a soltar aquí algunos de los que he conocido sólo un poco, pero que han dejado huella en mi ordenador cerebral. Me lo propuso el manchego madrugador con el que inicio la lista. Sólo hace 14 días. Eran las 7 y muy de noche en Montedegozo. Y se levantaba a echar el primer cigarrillo, como cada mañana, para empezar el día muriendo un poco más. 

Los números no pretenden ningún orden ni preferencia. Los personajes y aconteceres suben a internet según van saliendo de mi memoria. Es sólo la manera de saber cuántos llevo...

1.-¿Buscando trabajo?  Era el segundo camino sin nada de dinero. 45 años y...¿buscaba trabajo?. En 2012 caminó nueve meses. Ahora llevaba quince dias desde Toledo, iba a Roma, Jerusalén y Suiza para unos cinco años.

2.- Camarera gorda. ¿Antipática  o cohibida? Era joven y muy gorda. Y me sirvió casi frío el primer café con leche de mis Caminos en un día frío y lluvioso.

3.- Austríaco descalzo. Le adelanto de noche y lloviendo. Pretende los 760 kms. hasta Santiago en 40 días, con sus 48 años. 

4.- Pastor "okupa". Aparca su gran rebaño de ovejas  en el sacrosanto camino, delante de su casa. Y lo hace más días, lo confirma la basura semicurada.

5.- Fraile sordo. Organista y escritor. Anciano y docto. Me vende un libro hecho a mano sobre el misticismo del Camino, trabajando para los peregrinos. El día que acompañé a mi hijo a Roncesvalles a hacer su primer camino. Era 1999.

6.- Hospitalero alcalde. Se llamaba Santiago Zubiri. Fue el primero que me cautivó en  el mundo peregrino. Después de 40 años laborando en los caminos, siguió ganando como los buenos vinos.

Santiago, cuando fue 40 años alcalde de Larrasoaña

7.- Peregrino roto. Se decía un experto y veterano. Pero sólo dos contrtatiempos le rompieron: le robaron el móvil y llovió todo un día que hicimos 46 kms. Cené y dormí con él. Abandonó.

8.- Forofo osasunista. Desde luego era Pamplona. Nos llevaba la cena a la mesa sin quitar la vista de la tele. Se había dejado las uñas por su Osasuna. Parecía el dueño, pero esatba en el "estadio".


9.- Médico joven. La mejor medicina, la que une quiere oír. Cuando aquel chaval italiano me dijo en Los Arcos que el cuerpo es inteligente y ya sabrá librarse de mi tendinitis, me decidí a seguir.

10.-Vitoria corre. Cazador y peregrino. Priorizaba los calcetines. Cené con él en Los Arcos. Nos cruzamos y charlamos varios ratos.  Me adelantó subiendo a la Cruz del Ferro.

11.- La de los higos. Hospitalera histórica que víve en su casa a la entrada de Logroño. Curiosamnte, la única vez  que la ví, no me ofreció higos.

12.- Sir inglés.  Avanzado en edad, británico en costumbres... no le libró de caerse desde la litera de arriba antes del amanecer. Se metió un golpe de campeonato, que probable le pasara factura.

13.- Pícaro viviente.  Un joven bien parecido, simpático y educado de entrada como el que más. La hospoitalera me alertó y lo envíó para Villalbilla.  Vivía en el y del Camino.  

14.- Atleta argentino.  Tres maratones, mucho deporte, varios años de hospitalero. "Si quieres, puedes... y bebe mucha agua", me convenció para salir bien  de donde llegaba muy herido.

15.- Electricista electrificado. Una carga de 30.000 voltios le mató. Pero el alemán Wolf "el lobo" resucito y dedicó el resto de su vida a sanar peregrinos con sus manos y su alma serena.

16.- Atleta embadurnado. No andaba mucho. Sí ligaba bien con el sexo opuesto. Me pareció un mitómano de los masajes y el calentamiento al empezar cada etapa.

17.-  La contorsionista. Se había tomado unas largas vacaciones como contorsionista del circo de su padre. Joven y guapa, simpática  y con mucho mundo a sus espaldas, me pareció un enigma.

18.- Muerto en el empeño. En el camino hay muchas cruces. Este alemán  cayó de infarto al mismo tiempo que la iglesia de aquel pueblo. Y no fue un día de tormenta ni de viento, sino de inmenso sol.

19.- Montañero y peregrino. Su pasión era y es la montaña. 25 años, aparcó unas semanas a la novia y se fue a  probar el Camino. Hizo sin parar los 760 kms. en 2001. Pero no ha vuelto. ¡Esto no droga a todos!

20.- Sacristán y carpintero. Personaje en su pueblo. Analfabeto que ayuda a los peregrinos. Vive a la vera del camino y su casa está casi siempre abierta. Me cuenta cómo atendió a un moribundo y le puso la cruz y la leyenda.

21.- Ilusionada hospitalera. En su ya madura juventud, me dijo que había dejado las comodidades de una empleada sin problemas y se había tirado al Camino. Tenía un albergue muy artesano y coqueto.

22.- Curandero analfabeto. Bartolo tenía una destartalada tejavana de plásticos y estampas abajo de El Acebo. Con sus rudas manos de pastor y labriego habia  descubierto tarde sus poderes de curación.

23.- Americana baptista. Le gustaba la misa y las iglesias por su espectáculo. Había quebrado su empresa de informática y su esposo sueco estaba en el Mundial de Corea. 50 años. Sabía vivir.

24.- Corredor desnudo. 74 años, jubilado de banca. 55 kilos. Varios caminos corriendo. Una niña le ofreció un pantalón... porque "iba desnudo".  Su culote era muy corto, su cuerpo muy poca cosa. Fuimos recíprocamente admiradores.

25.- Catalán grandote. Estoy con él en la foto de Santiago de 2002, donde llegamos juntos   con los dos anteriores, un cuarteto muy heterogéneo.  Monitor de esquí, catalanista y humano a tope.

26.- Lituano dudoso. En Palas dormí en el suelo de piedra con él. Llevaba tres años caminando hasta Fatima y Santiago. Iba a Roma y Jerusalén. La extraña muerte de su esposa e hija le hacían dudoso.

27.- Un vasco ilusionante. Medio hospitalero, medio peregrino, medio periodista... trabajaba para la ETB de Euskadi. Me ofreció una entrevista para la TV Galizia. Me ilusionó para el siguiente reto.

28.- Monja polivalente. Leí la Epístola en la Misa del Peregrino en mi Primer Camino. María Jesús Goñi era la monja vasca que mandaba en la catedral. Nos hicimos amigos. Está en la Almudena.

29.- Periodista apoyado. Se convirtíó en el protagosnista de un Camino Literario-Artístico de Escritores. La tele y la vida le habían enseñado muchas trampas. Publicó "La peregrina".

30.- Hospitalero y Director General. Me habló de muchos cargos de Director de firmas muy importantes. Veterano en su apuesta castellana, las macizas brasileiras le llevaban el albergue.

 
31.- El cura de la sopa de ajo. En San Juan de Ortega, don José María y su hermana... su hermana y don José María atendieron muchas décadas a los peregrinos. Muy a su manera. 

32.- La brasileira del Parral. Burgos tuvo muchos años el albergue en el parque del Parral.  Coincidí con la hospitalera que se distinguió por los besos y al apretón humano que regalaba.

33.- El sobrino de San Francisco Javier. Me parece El Hospitalero  por antonomasia. 72 años en la "brecha", desde que su madre allá por 1940 ya recogía a los peregrinos en el duro Bierzo.

Jesús Arias "Jato": "El turista exige, el peregrino agradece". Es uno de los pensamientos que adornan las paredes del Albergue Ave Fénix de Villafranca del Bierzo... ¡Este es Jaxo Azpilikueta!
34.- Artista haciendo penitencia. Tallaba una obra de arte en castaño. La Guardia Civil se lo llevó. Le dijo tranquilo a Jesús: "Me voy a hacer penitencia". Le cayeron 15 años por causas pendientes

35.- Anna la joven. Era enero, nevaba y nos quedaba una etapa muy dura. La ví en Cebreiro, me alcanzó en Montedegozo. La catalana de los 19 añitos tiraba de los coreanos y del manchego curtido.

36.- Doctorado en Esperanto. Alemán del Este. 60 años, 40 idiomas, barba blanca de 30 cms. Subía desde Gibraltar por la Plata. Un científico de las lenguas. Y muy accesible.

37.- Elena de Carcaboso.   Otra hospitalera "mito". Está en su pueblo de siempre y ya con años. Su costumbre,  regalarte dos huevos duros pra que llegues hasta Ventaquemada.   

Elena en su albergue y bar en 2007
 38.- El cocinero de 150 kilos. Me alcanza en bus en Santa Cilia  en noche de -10º. Dice que va para Roma. Cenamos, charlamos, dormimos sólos. Años después me manda recuerdos desde Bahamonde. 

39.- El Torero de Camas. Aún novillero, triunfador el año anterior en Bilbao y Madrid, me acompañó a pie una hora cuando iba a trabajar a la finca-ganadería de su padre.

40.- Cenando con el Mosen. Llevaba una mochila-botiquin. Me la enseñó, tras cenar con él en Lizarra, para intentar curar mi tendinitis. Venía de su convento catalán en una cárcel de dudas.

41.- Café con leche en Cantabria.  No era una mañana especialmente fría ni dura. Aquella señora no había visto pasar nunca un peregrino. Me insistió y sacó un café con leche muy caliente.

42.- Al redil en Mercedes. Estaba en un Camino muy solitario. Iba a la contra. Me para el del Mercedes, me advierte y me insiste que suba para dejarme en mejor sitio y recuperando lo malandado. 

43.- Extraños en la noche. Ruesta abandonado, 8.01.2005. Llegué en la completa oscuridad y helada. Albañileaban un futuro albergue. Me dieron cena, manta y litera. Pero no hablaban, sólo trabajaban.

44.- Ingeniero con botas rotas.  Alto, joven, guapo. Ingeniero  alemán muy cualificado de Siemens. Caminaba sin parar con la suela despegada en un difícil equilibrio. Mi hijo le conoció bien.

45.- Pastor y Tasquero. Aquel chico me pareció demasiado receloso. Y tenía el humilde bar donde la montaña leonesa y la soledad de los pueblos invita a cenar sentado con un trago y algo de charla.

46.- Napoleón y el cocido maragato.   No, no vi a este "elemento" en el Camino. Pero tanto hablan de él en Castrillo de Polvazares, de que "inventó" la comida al revés, que casi le llegué a conocer.

47.- Sybil, la mujer del Obispo. Desayuné con ella y algún teólogo más. Debía de estar casada con algún obispo anglicano inglés. Pero andaba en una "época sabática" por La Rioja y el Camino.

48.- Bombero coleccionista. Dormí la primera noche a 33 kms. de Lisboa, en los Bombeiros de Alhandra. Al jefe le gustó mi boli de proganda. Se lo regalé y me lo gané. Coleccionaba bolis.

49.- Desmayada en el esfuerzo. Yo fui muy culpable. "Venga, un poco más..." Pero las ampollas la tenían crucificada. Se me derritió en los brazos en El Cisne.

50.- Bento XVI. También estuvo en mi Camino. Cerca de Vala Carregado iba a aterrizar un avión... que a mí me asustó por los "cazas" que la escoltaban. Y la circulación se paraba ¡Bento, Bento...!  Después dormí con él y 100.000 "peregrinos" más en la noche de Fátima. (13.05.2010).

Busqué y hallé la coincidencia con él en Fátima.  Al poco de subirle estas líneas, anuncia su dimisión como Papa, cuando el calendario cristiano celebra la fiesta de la Virgen de Lourdes.  Y de las prediciones del Nostradamus... qué?
50.- Hospitalero agresivo. ¡También hay espinas!. Llego "muerto" a las 20,30 h. tras dos puertos y 60 kms. Y el hospitalero quiere sacarme arrastrándome (sic) "porque ha llegado tarde". ¡Lo echaron pronto!

51.- El Escritor de Novelda. Y fue en Novelda. Hospitalero, escritor de la guía que me dedicó y regaló, un pionero, entusiasta y mucho más del Camino del Sureste, que es su "pueblo".

52.- Don Quijote en La Mancha. Tampoco éste fue un peregrino "ad hoc". Pero un su tierra caminé muchas horas y días con él... en el pensamiento.

53.- Noel de La Roselle Me lo encontré en el del Norte con 65 años. A los 61 había llevado literalmente a su sobrino ciego por accidente, de Le Pui a Santiago, 1600 kms., para quitarle del suicidio. ¡Lo consiguió!

Primitivo/Costa: Aquí nos separamos el 18.05.09
55.- María y Antonio. Cené con ellos en La Roda. Antes de dormir sólo en la enfermería de la vieja plaza de toros, en la larga sobremesa repasamos las entusiastas historias y proyectos  del Camino.

56.- El doctor de Alatoz. Sólo crucé a dos peregrinos en el de San Salvador, que hice al revés. Y tomé un café con el médico albaceteño en... Es uno de los tres más luchadores por el del Sureste.

57.- Camarero forofo de Cristiano. En Banco Espirití Santo me regalan la camiseta de su ídolo. En el siguiente restaurante que almorcé, las  simpatía y pasión del camarero me la "arrebató".

58.- El polaco Andrei Rojev. Una gran alegría caminar con el primer peregrino desde Vila Franca a Azambuja, que venía desde Faro con sus 53 años y  93 kilos y  había perdido siete.

En Azambuja comimos y bebimos juntos... y nos depedimos. Yo seguía.
59.- Los hermanos de Tineo. Los mocetones Arbisu subían de Salamanca por la Plata. Iban con perro grande, que al final les dio problemas. Hablé con ellos en Silleda y después con el casi tuerto en Santiago, cuando llegó al día siguiente sólo.

60.- El Cura Blas en Fuenterroble. Llegué la víspera de San Isidro. Y me lió para que me quedara y le tallara en madera el letrero que exhibe a la entrada de su conocido albergue... y su casa.



El contraluz dificulta la lectura en la foto. En el "detalle" se lee mejor
61.- Hospitaleras y Señoras. El albergue salmantino era un lujo, junto a la Catedral y al Huerto de Calixto y Melibea. Pero no tenían hospitaleros. Y las Señoras  Encargadas me insistieron que vuelva como tal.   

62.- Pastor trashumante. Hablé un rato con él. Con unos 40 años y algún complejo, no le veía futuro a su vida si aquello fallaba... y estaba acabándose. 

63.- Arzobispo atragabantado. En la Misa Episcopal del Peregrino, yo leí la Epistola. Estaba sentado el más cercano a "Su Eminencia" cuando disertaba el sermón. Se atragantó, quiso seguir, volvió a gargantear forzado, su cara enrojeció. A poco tengo que asistirle aquellos segundos que pasó mal.

Julián Barrio Barrio
Julian Barrio Barrio, n.el 15.8.46 en Manganeses de la Polvorosa (Zamora). Arzobispo de Santiago desde el 5.1.96

64.- El matarife de Villaescusa. Y el peregrino se pierde. Y el matarife le abre su casa, le reparte su bocado, le enseña el "tesoro" de su cerda celta... y le lleva de nuevo en su viejo coche por las montañas astures al Camino.

La cerda celta de Villaescusa. Quedan pocos ejemplares... y éíta ya cayó!
65.- El tasquero Victorino. Eché en su tasca de Hontanas el amaiketako con Vitoria. Es doctorado en guarrería, redondeo arriba del cobro, mujeres y trago descarado. ¡Y tampoco tiene cambios!

66.- Oviedo no recibe. En el Primitivo, albergue cerrado a las 20,20 h. Me vuelvo "loco" para conseguir que venga el hospitalero, que lo hace de muy mala uva. ¡Disculpas!

67.- Alex de Bodenaya. De correcaminos infatigable había pasado a tener su propio y moderno albergue. Le pillé en la "pedida de mano" a su chica y brindé por ellos. Mantengo su vara de avellano grabada.

68.- Atendiendo a un parto. Cuando en mi segundo paso, me perdí en la estepa extremeña, acabé en una granja vigilada por fieros perros. El granjero atendía al parto de una oveja.

Detrás vino el segundo
69.- Escritor Ilustre. Miraba yo una placa homenaje en una humilde casa. De detrás me surge una voz tranquila. Era el homenajeado. Hablamos y me enseñó los sitios de su niñez. Me llevé dedicado su libro en gallego "Aconteceres",  que ahora me da la idea de parte del título de esta entrada.

Con Bieito Ledo en su casa donde nació. Ha escrito y editado la Primera Enciclopedia Gallego-Castellano-Inglés, un trabajo de quince años, y muchos libros más en gallego
70.- Y su amigo Juan. Venia de la feria de vender un burrito. No le encontré la vez anterior con Bieito. Me pareció "la sabiduría del campo". Artesano y trabajador, filósofo sin título académico. Protagonista en muchos "aconteceres" de su amigo y vecino licenciado.

En su amplio espacio estaba acompañado de sus creaciones inanimadas
71.- El tractorista de Bachiller. Este peregrino no andaba siempre perdido. Pero se se perdía. Y en Bachiller acudió al rescate de Paco, que además de socorrerle y orientarle, le regaló la medalla de Lourdes de su madre, que he prometido guardar largos años.

72.- Umberto Zafarelli. Lo adelanté en 2009 al salir del albergue de Briallos semidenoche. Y otro año caminé  con él hasta Padrón. Es el italiano que  vive en "Il Santuario di Peregrino" en Pistoia. Bueno, con más de 40 caminos... ¿donde vive realmente?

Foto de su foto pegada el 20.01.13 en Montedegozo 
73.- Simplemente Donelio.  Sigue caminando como un tiro con sus 73 años. Lo conocí de Briallos a Santiago. Ese día sumamos lo del pie de la foto, hoy superamos los 200 años y quizás 70 caminos

28.05.09 en albergue de Padrón. Per Bat, Umberto y Donelio, 190 años y 50 Caminos
74.- Las brujas de Tineo.  No ví brujas en Tineo. Pero al anochecer y con niebla cerrada y mucho tramo de monte hasta Berducedo, me dijo un anciano en camiseta desde su ventana de la solitaria y destartalada casa del bosque: "No siga de noche, que hay lobos".

Después he leído que la Inquisición juzgó y quemó por brujería a la úlrima bruja de Tineo porque era amiga de los lobos.

75.- El Pazo de Tamallancos. "Por la boca muere el pez", me dicen algunos. Y yo les respondo, "por la boca también vive" Estaba yo en Tamallancos y  por hablar... Alberto me enseñó su pazo.

24.05.05 Yo venía de Sevilla. "Es uno de los mejor cuidados de Galicia", según su regente, que lo ha dejado con todos los muebles que usara su madre... y lo mantiene como un santuario.
76.- El Cartero Rural Alfredo. La mayor "pájara" que recuerdo me pilló al salir de Orense sin alimentarme. Este cartero me recogíó y depositó en el bar de Tamallancos, donde ya todo cambió.

77.- El follador de Lugo. ¡Claro que se debe de follar en el Camino! Aquel tío llevaba año y medio de baja  y cobrando casi el cien por cien. Me aguantó el fuerte ritmo hasta Lugo porque esperaba "repetir" con la holandesa atleta de la noche anterior.

78.-Los herederísimos. Mateo y Paola me saludaron cuando me tenían tirado junto a Ponte de Lima curándome de unas piedras infectadas en la planta del pie. Volvimos a encontrarnos y a caminar juntos... y charlar! 
Con Matteo Zoppas y Paola Cimolai caminaré y charlaré mucho hasta después de Porriño. Son dos famosos italianos, que  llevan años en el escaparate mundial de la fama... y seguirán. A los nietísimos de Zanussi y Agnelli (Fiat) los encontraréis "de noticia constante" en internet.
79.- De viaje de novios. ¿A quien se le puede ocurrir ir de viaje de novios a pie a Santiago?. Pues desde  Ponte de Lima a Tiago y a Marlene, la que me saca las piedras "in extremis", tirado en el suelo y sin anestesia. La enfermera que me arregló.
  
Tiago (28) y Marlene (26) iban con amigos; en primer plano Faruk
80.-El arado romano. 21.05.07. A 5 kms. de Compostela hablo con estas labradoras del campo, suegra (74) y nuera(63): "la mejor es la chala, que me trabaja, me da leche todo el año y una cría".

El arado romano no sólo no ha muerto. Aquí trabaja al lado de Santiago
81.- El guardaespaldas. Almorzamos el pulpo en el Ezequiel de Melide. Me contó demasiadas películas reales de guardaespaldas, guardias y ladrones. Pero fue el ribeiro el que me acabó de matar. Llegué muy "tocado" a Ribadixo.

82.- Alcohólico anónimo.  Nos acompañamos un rato de Fisterra a Muxia. El había bajado de la aldea a Fisterra a por vino... y se lo iba desayunando por el camino.
Con un nativo, compañero un rato en el camino a Muxia
83.- El cantautor zamorano Miro. Era octubre y llovía mucho en Cebreriro cuando llegué después de las 9 de la noche y me confundió con un fantasma que salía de las tinieblas. Me encontró después en Alto de Poio... y hablamos más.
Desayuno con Miro en Alto de O Poio. El cantautor zamorano del Camino
84.- Bebé de nueve meses. Era la misma noche de nieblas y lluvias. Había llegado una patagona desde Usuaia con su niña de seis meses. Una historia larga, una historia polémica... ¡No pude hablar con la madre!

85.- Tomando mate en el fin de la tierra. Me quedé a ver anochecer en Fisterra. Y se hizo de noche. Sólo quedaba yo con otra familia argentina. Me invitaron a su "mesa" y dimos con el mate. Al día siguiente, camino de Muxia,  me animaron desde su coche.

7.10.05  17,58h. En la punta de Fisterra
86.- Hospitalera Primitiva. Con 67 años ya lleva 15 en Ferreiros. Este año, que llego de noche negra y empapado en una cortina de agua, me reconoce a la primera. ¡Algo que hace ilusión!

87.- Alemana Gigante. La vi llevar a su niño de 1,5 años en carrito en Sarria. Venía en 36 etapas de S.Juan Pied de Port. Era el niño más pequeño que yo veía... hasta entonces. El + de 1,95 era "de una raza alemana minoritaria de unas montañas".

88.- Enfermera y degustadora de vinos. Desde que me encontró las gafas olvidadas en el baño en Laxe, nos hicimos amigos. La llevé volando hasta casi Santiago, porque andaba muy bien. "Reme, que te quemas".  Hacía mucho sol y calor e iba muy despechugada. ¡Se abrasó!

Enfermera y soltera, presidenta de un Club de Mujeres "de buen vino"
89.- Bombero y Enfermera.  Matrimonio catalán, lo hacían en bici y tenían 15 años menos que yo. A él le parecía increible que cada noche yo llegara de nuevo al albergue que estaban. El puerto de Alberguería lo subimos tan mal ella como yo.

90.- Noche de truenos y ruido en Irún. Un camino en grupo en 2002. La noche en el viejo Frontón Iranzu, donde el agua martilleaba la uralita, anunciaba difícil etapa. El suelo era de cemento.

91.- Hostelero hábil. Cerro Muriano, cerca de Córdoba capital, 22h. y de noche. Allí "el refugio" del cura tampoco funcionaba. El del bar me dejó una casa. Agradecido, se lo pagué un poco con la cena.

La noche en esta casa de Cerro Muriano es otra aventura
92.- La nuez de Abajo. Una palangana con agua caliente y sal para que el peregrino se cure y relaje los piés, fue el espectáculo del "club social" aquel sábado. Con el colchón que me bajaron dormí de madre en el  ambulatorio y sala de reuniones vecinal y antigua escuela. ¡Con poco se gana mucho!

93.- A medianoche viendo Oviedo. El regreso Santiago-Bilbao del Camino desde Sevilla tuvo su larga aventura. Una última etapa no programada con 33 horas con la mochila, me tenía a las 0 horas viendo la capital del Principado. Estaba haciendo tiempo para el Alsa de la 1,15 h.

94.- El cura de Guemes. No tuve la suerte de poder compartir su mesa con él. Pero sus hospitaleros y su gente, el lugar, el albergue ya confirmaban los merecidos elogios que de él tengo oidos.

95.- El bailarin holandés. Conectamos bien en la lluviosa noche del albergue de Lubián. También al día siguiente en Gudiña. Había dejado a los 50 años la dirección del ballet nacional de Holanda para dedicarse a las ONGs. con su compañera australiana.

 Wim Broweckx  en otro Camino, está también en internet
 96.- En la Casa Grande. De Valdivielso (Burgos). Aunque estaba oficialmente  entera ocupada por una Asamblea Nacional de una conocida Religión, el propietario, alcalde y peregrino, me "camufló" en el camarote. Había sido otra de mis jornadas maratonianas y tampoco había un rincón cubierto.

97.- Los municipales de Castuera. Aquí llegué muy ilusionado, pero nunca salí de pueblo más defraudado. Me ofrecieron el coche patrulla y un bocata... y sacarme del pueblo. ¡Me trataron como a un maleante! Y estaban los dos hostales llenos. Me maltumbé bajo la marquesina exterior de la estación, a no sé cuanto del pueblo, teniendo que saltar una alambrada. Y llovíó para más "inri". Y no cuento más, que pasó...  

Al disfrutar de esta ingenieria de la naturaleza cerca de Castura, no podía ni imaginar la noche que me esperaba
98.- Durmiendo en el banco de madera de la cocina. Estaba de vuelta de León. Y me falló el transporte. Tuve que recurrir a Wolf en Mansilla. ¡A las 8,30 de la noche llegaba a Amurrio a pie!

99.- Los perros y la autopista. No sé cómo, pero en Améyugo me metí a la Autopista en mi afan de llegar rápido a Pancorbo.  Tras salir como pude, la oscuridad y un rodeo me llevaron a un cercado de perros rabiosos que si saltan su valla, no la cuento.

100.- "No quiero pelegrinos ni borrachos".  Llegué muy tarde, como casi siempre, a una humilde pensión de Gipuzkoa y me contestaron por el portero con esta "joya". Conseguí dormir allí. ¡Puaff!

101.- El aizkolari. El anciano cortaba leñas con hacha de viejas cepas para el  abarrotado restaurante. Le tomé la aizkora y le terminé la labor. "¡Anda... de Bilbao y banquero... y sabe cortar a hacha!"

102.- El peregrino para el tráfico.  Llovía a mares y el peregrino iba empapado por el arcén. No sé como se podía estar quemando aquel coche. Nadie paraba el tráfico. Y el peregrino se la jugó... para evitar una posible colisión en cadena. ¡Lo dio la tele, pero no sacó al peregrino ayudando!

103.- Otra de tráfico. Esta en el centro de Sevilla. Es un camión grua que va perdiendo gasoil. Nadie se percata. Tampoco el municipal, que recrimina al peregrino que es agua. Varios minutos después el guardia mortorizado alcanza al peregrino para decirle "gracias, que era gasoil".

104.- La señal del peregrino. La ví en Portugal. La retraté por desconocida. El atuendo no me parece muy acertado.
¿La señal del peregrino?... Pero, moito obrigado!
106.-  Niños peligrosos. Era domingo y no había autobús, pero me insistieron que sí. En aquel pueblo, los niños me tomaron como al tonto del pueblo. Y hasta me lanzaron una gran serpiente moribunda que habían pillado en el río. Marché caminando rápido y con algo de miedo.

107.- Jóvenes hospitalarios.  También en Zamora, porque era el siguiente. Me dieron cena, cobijo y charla amistosa. Le acerté al pelotari los 21 años y que era diestro. Porque la tenía algo más hinchada.

108.- Casas de Almansa. En esta aldea murciana sólo vivía Maruja Pero era festivo en Madrid y habían llegado los emigrantes. Me trató casi mejor que a los suyos... porque yo no pedí nada.

109.- Los Toros de Guisando. Allí seguían, por lo menos desde el 18.09.1468, cuando fueron testigos del nombramiento de la futura Reina de Castilla. ¡Ahora lo eran de paso el 11.05.2011!

110.- Alcalde socialista. Yo sólo necesitaba dos metros cuadrados en el suelo del polideportivo, que el municipal grueso me negó. Charlé con el alcalde a voz en grito, porque me hablaba desde el balcón de su cuarto y último piso. "Es el día del trabajador y no puedo hacer que vayan a abrirle el polideportivo...que soy socialista... vaya al hostal, que hoy paga el ayuntamiento"

111.- Comida de sobra. A aquellas chicas, sus madres les habían puesto comida como para un batallón... como si en el Camino no existiera. ¡No les dejé tirar nada! Y se me hicieron más amigas.

112.- Mortero de arroz. Yo no tenía ni encendedor. Me lo dejó el cura. Le eché mucha agua y fui a Misa. Cené y desayuné  el mortero que se resultó.

113.- La botella de aceite. Jaen y Córdoba  es olivos, trujales, aceite... En un trujal de Castro,  el "cicerone" es encantador. Se empeña en regalarme una fina botella de su marca. ¡Al encargado del Poli le vino bien!.
En Castro del Río me invitaron a la zarzuela y a aceite.
114.- Zarzuela y camilla de enfermería. Segunda parte. Tengo que aguantar el ensayo de la Zarzuela con el Alcalde. Para dormir después en la camilla de la enfermería del Polideportivo. ¡Los comunistas son así!

115.- La "faena" del artista de Bogas. Me habia mojado cinco veces en la etapa desde El Toboso. El hospitalero tenía "noche sábado libre". A las 0,30 h. me llevó a dormir al camerino del viejo teatro tras insistirme... "ven con nosotros a tomar una copa", cuando ya llevaban varias.

Forja de José Luis en su pueblo. Es un luchador... con derecho a una copa!
116.- Regateo sin factura. Vi el atardecer y la noche toledana sin prisas. Porque hacía 32 años  de mi última visita. En la humilde pensión "judía" me cobraron el precio de cama individual en una de matrimonio... pero sin factura.

117.- Toledo, Toledo. Y en la Catedral me encontré con otro "monstruo". Maestro en la investigación con las pruebas del carbono 12 y 14, me confirmó que nuestro Santo Grial  sí es de la época de Cristo. El fue Presidente de la Comisión Investigadora.

118.- Con burros desde Belgica. Erase una familia joven belga con dos niños. Compraron dos burros, convivieron con ellos seis meses y vinieron con sus hijos al Camino. No sé  qué más pasó.

119.- Las vacaciones de la azafata. Era alta y delgada, azafata de vuelo y en activo. Y en vacaciones le gustaba "volar" al camino. Esta vez la acompañaba un hospitalero argentino. En Fisterra nos despedimos bajo la lluvia efusivamente... porque yo tenía que "volar" a ver a mi recién nacida nieta.

120.-La hospitalera de Fisterra. Por cierto, vaya joya que me pareció las dos veces que coincidí con ella, la ya madura Begoña... que no es vasca, según me dijo.

121.- Jinete con yegua. Sólo he visto en todos mis caminos algunos excrementos. Pero peregrinos a caballo... ninguno. Excepción, en Triacastela... y se había tenido que bajar porque estaba muy sudada "la señorita". Parecía un veterano del oficio y me confirmó que era casi imposible ahora.

122.- Los triciclos. No son pocos los apaños manuales hechos a bicicletas, sobre todo en centroeuropeos que lo intentan de su casa. Pero tampoco muchos.

A la salida de Nájera, sólo he podido retratar esto
123.- Pocos disfrazados. Entiéndase con traje a la antigua usanza peregrina. A decir verdad, no recuerdo haber visto ninguno. Sí con el bordón y el sombrero... también con la bandera de su país... ay las banderas... algunas veces para certificar la "propiedad" del territorio.

124.- Margarita y su hermano en Carrión. El albergue Parroquial de Carrión también tiene muchas historias. Margarita se ha marchado a Peñafiel con su hermano cura jubilado... y con las historias. Aunque era un poco cotilla, yo me arreglé bien con ella.

125.- Boxeador noqueado. Casi todos dormíamos o lo intentábamos. Llegó un chico con una carga en mochila como un serpa. Hablaba alto y sólo. No hacía caso a Margarita ni a sí mismo. Y se amenazaba con que se iba a dormir a la calle.

126.- Los licenciados. Se estrenaban en los Caminos con una invernal. En Samos los encontrté, en Compostela los despedí. En 1,93 m. de sus alturas había mucho mundo y nos entendimos bien. 

127.- Ciclista roto. ¡Ciclistas, cuidado con la bajada al Acebo!. Se cayó y se desangró. Jehová no le permitía la trasfusión. Delante del cementerio está su bici rota.

128.- Maria de Egipto. Nos conocimos en las Pirámides.  He disfrutado de nuevo de su alegría en su bar de la Rua leonesa.  Tan a gusto en la charla, que después perdí el bus de regreso.

Se come bien en La Taberna de María y su familia. Dentro, la muralla.
129.- Arqueólogo anciano. Puente medieval  de El Tiemblo. Ricardo Rodriguez Almeida trabaja con su carpeta, su cinta métrica y sus 80 años debajo de su eterno somrero.

130.- Brasileiros de Sao Paulo.  Hay que tener moral para venir da la caliente Sao Paulo y llegar a Cebreriro a las 21 h. con nieve y -5º. Y los hermanos Flavio me alcanzaron al día siguiente en Alto de Poio (1337)  con las caras envueltas en escarcha y la mente fuerte para continuar.

Así les vi caminar, así caminaba yo. Sólos los tres
131.- Pastores en La Mancha. Cerca del pueblo al que se lo comieron las hormigas, pude hablar un rato con uno de los últimos de un amplio territorio. ¡Que gran y eterno trabajo! Desde Abel -¿o era Caín?-, según nos cuenta la Biblia.

132.- El Bautizo de Lidia. Fue en Castromonte un 12 de mayo. Mi albergue estaba junto al Club Social, donde celebraraban el evento. Me regalaron un pastelito y un llavero, como a un invitado más. Es mi llavero preferido que ahora camina conmigo.

Lidia, yo no te ví. Pero este detalle ha hecho que te lleve en mi recuerdo
133.- El secretario trabajador. Eran las 9,30 de la noche de un día de mayo. Despachaba con el alcalde en un pueblo pequeño, de los de casi sin nombre. Me dejaron el ordenata... y el ayuntamiento. Y tomamos un trago juntos en su tasca social. ¡Trabajaban por y para el pueblo!

134.- El forofo desesperado.  Santa María la Real de Nieva. Vi en la tele una final europea entre el equipo de mi pueblo y otro de Madrid. Aquel segoviano se desesperaba cuando  Falcao nos "clavó dos chicharros".

135.- Asador de lujo. En Portugal comí bien y barato.  Pero un día  por error me metí al más caro. Al ver la carta, pedí disculpas por mi atuendo para irme. La propietaria salió a recuperarme. Me invitó a comer bien en la cocina con sus empleados  y me regaló  un polo de verano, el que vestía su personal,  que no me canso de usarlo y contar la anécdota peregrina.

136.- Durmiendo en la Plaza Galizia. En el Camino de Lisboa sufrí bastante. Bueno, no hay Camino sin espinas. El "éxtasis" que disfruté en Obradoiro, me llevó después a dormir en el jardín de la Plaza más ruidosa de Santiago. ¡Gajes del oficio!

137.- Inundaciones de Cee. Llegué hasta el cruce del río por peldaños, que ya conocía. El agua bajaba con fuerza. Busqué un palo largo para que me haría de pértiga sujetadora. Fui prudente y no pasé, aunque por ello en el rodeo por carretera me seguí mojando más de ocho horas.


138.- El "despistao" de mi pueblo. En octubre 2006 seguí hasta Fisterra y Muxia. Y eso que las lluvias y quemas del verano precedente nos lo pusieron difícil. El personaje que encontré en Negreira no tiene desperdicio. Venía a pie desde Gerona, primero la GR11, después el Francés... Me sacó la foto bañándome en La Lanzada.

El mochilón de Irazabal y el paisaje asolador que atravesamos.
El baño en La Lanzada en octubre 2006 y casi lloviendo.
139.- Everesista. En el camino de Madrid, al tocar los 1790 metros de su techo y el de todos mis caminos,  me crucé con el corredor que descendía de la nieve. Manuel Diez llevaba tatuado el 8848 del Everest en su pierna. Me habló de medicina y montañismo porque estaba en ello. 

140.- Manuel Díaz. No era cordobés sino murciano. Le encontré al subir el puerto de Fonfría con sus 74 años. Nos acompañamos hasta Segovia. Fue mi único compañero peregrino  en ese mayo. Y el único que vi.
La sierra de Madrid nos recibió desapacible. Pisamos nieve a 1790 m.
141.- El cardiólogo famoso. Pueblo grande de Andalucía. Un ciudadano me lleva a pie al Albergue, mientras pregunta con pasión del camino. En el albergue de Caritas dormimos doce necesitados y un peregrino. El encargado se sorprende “Ese que le ha traído es un cardiólogo muy famoso”.  

142.- Descalzo por León. Un Orreaga-León pasado por agua me obligó muchos kilómetros a calzar unas sandalias de plástico de playa muy desgastadas. En León capital resbalaban tanto que me las colgué al cuello.   

143.- Caminar marcha atrás. Si hemos nacido con ella, por qué no usarla. En los descensos pronunciados se evita el dolor de rodillas, porque no sufre el líquido xenobial.

144.- Jesuita holandés. En Cóbreces se cerró la verja del Monasterio a las 21,30 h. Cené y dormí con un Prior de mucho mando en el País Bajo. Se nos alargó la cena en el bar, una pequeña “onu” de comensales, y saltamos los dos la alta valla bajo la intensa lluvia.

145.- “Préstame tus pies”. Albergue de Ribadeo. La joven podóloga Rocío curaba gratis los pies a los peregrinos para promocionarse. Cuando le vino el reportero  del diario para hacerle unas fotos me tenía a mí solo. Me simuló una curación “a unos pies perfectos”, como me los calificó. 

146.- Una entrevista demasiado amañada. Albergue de Arzúa. Año jacobeo. 24 de julio. TVE nos prepara a cuatro peregrinos para un reportaje en directo. Con tanta exigencia de la periodista y del medio, me planto y los otros tres conmigo. Ya no consiguieron a nadie a pesar de estar lleno el amplio albergue.

147.- Caminando bajo la luna. Era octubre. Calculé mal la distancia por monte hasta el Hospital de Bruma, ahora albergue en el Camino Inglés. Volé dos horas por asfalto y barro, pinares y cruceros. Llegué después de las 21,30 h y me gané la bronca del hospitalero. ¡No me dejó ducharme ni cenar!

148.- Cien metros en tractor y labrando. Al salir de Castromonte, me lié en la mañana madrugadora, de rocío y fincas iguales. Un pequeño viaje en vehículo y faena diferentes. ¡Ese día haría 66 kms.!
El tractorista que me cambió el rumbo, llevándome una surcada en su tractor en la mañana del domingo.
149.-  Los segovianos.  Iban 14 en cuadrilla, de edad madura, con furgoneta de apoyo. Coincidimos desde Cebreriro a Santiago. Se cuidaban bien. Y el jamón bien grande. A mi compañera, invadida por las ampollas, les vino de madre. Antonio todavía nos felicita las Navidades.

150.- Cortando los puntos.  Había fiesta de queimada y conjuros en casa del Jato. Mi joven compañero ya me había mostrado su malestar de boca. Me pidió que le cortara los puntos de la reciente operación de periodoncia. Tras quitarselos disfrutó de la velada junto a mí y tanto como el que más.

151.- Teruel existe.  Le salió el tiro por la culata. Al turolense que nos quiso enseñar la camiseta "protesta" que llevaba por debajo. No ponía nada... se la había vestido con las letras para adentro.

152.- El marido al calabozo.  Discusión matrimonial en el bar. Interviene la G.C. Como medida inmediata y preventiva, el marido a dormir a la cárcel. La esposa estaba con la niña de cuatro años a la 1 de la madrugada... en las fiesta de los conjuros. ¡Y contorneaba las caderas de mucha madre!   

153.- Adelanto al bicigrino.  Era subiendo a Foncebadón. Las "escobas" le ralentizaron mucho. Tampoco su destreza  y peso eran  los propios de su juventud . Llegamos a la par a la cruz de Ferro.

154.- El gaitero de Huesca. Jose conducía un camión municipal en su Huesca del alma. Y tocaba la gaita animando al Numancia cada domingo. Pero sólo consiguió que su paso por Primera fuera efímero. 

155.- Alcalde vivillo. "Si escribes bien de este pueblo, te invito al menú del día", me dijo el solitario peloblanco de la mesa de al lado. Era día de elecciones municipales en España. Llevaba 17 años de alcalde y volvió a salir por mayoría. A mi me hubiera costado 9 €... y no me cobraron. 

156.- ¿Un control en el desierto? Era el "desierto" de Lugo. Un todoterreno de la G.C. se nos atravesó en la carretera... "¡Documentación!" Me dijeron que estaba en una zona muy poco poblada y que era por si me pasaba algo... y me anotaron a bolígrafo en un blog cuadriculado. El Rey de España andaba por Santiago en aquel Jacobeo.

157.- El alcalde y la maestra. Día de mercadillo en pequeño pueblo francés. Mediodía y el más frío invierno. "Peregrino, quiere quedarse aquí... que se le va a hacer de noche" Era el alcalde que hablaba con la maestra y con los que departí unos minutos. "Merci, messieur"  Llegué a las 21,30 a Canfranc Estación.

158.- El autobusero que me controlaba. Mismo camino, misma fecha, misma Francia. El día anterior conté al chófer mi objetivo. Como hizo cuatro viajes al día, me fue controlando e informó a mi hijo cuando bajaba de esquiar. Y en las curvas de subida a Somport por la carretera vieja, yo le daba paso.

159.- Susto a la Guardia Civil. Puesto fronterizo de Somport. Toqué con los nudillos en el cristal de su puerta. A la Guardia de turno se le puso cara rara al verme. "Que soy de verdad". Le costó, pero me dejó entrar unos minutos a calentarme... y me dio frutos secos.   

160.- Oporto... despierta!  Recordaba yo 1975, cuando mi paso por Oporto me la mostró como sucia y un poco miserable. Ni la Expo Universal ni la entrada en Europa le han quitado todas las "telarañas".

Una tarde soleada de mayo. Aún se ve esto en el Centro de Oporto, en el suelo.
161.- Más rápido que la caravana. Alto de Loiti. Domingo 9 enero 7 tarde. El regreso de los esquiadores. Esta vez el peregrino es más rápido que la caravana, que durante casi dos horas para y anda a trompicones. 

162.- Sevilla a 46º. Desde el 92 no había vuelto a pisar Sevilla.  Pero en este este inicio del Camino de la Plata, es el sol del mediodía el que me pisa a mí... y con qué "caló".

163.- La lluvia en Córdoba. Estuve con Maimónides. Es costumbre tocarle el pie para intentar que se nos pegue algo de su sabiduría.  Llovió lo que no había caído en un año.

Maimónides lleva la sabiduría. El peregrino, la mochila
164.- Kikas en su trabajo. Portugal Norte. Sábado mediodía de mayo. A las afueras de una población grande, en la carretera. La chica era joven y bien hecha. Su pais de origen  quizás era... el mal hecho  por culpa de ya sabemos quienes.  "Peregrino... 100 por una hora".  La verdad es que no llegan a los dedos de un pie las prostitutas "oficiales" que he visto en los Caminos. 

165.- El café de los feriantes. El lugar parecía de haber habido feria mañanera. Los últimos feriantes recogían sus trastos y apuraban el último café de puchero. Me invitaron a su "mesa" sin tenerla... eso también es hospitalidad.

166.- Jesuita venezolano. Había empaquetado la bici y su cuerpo a Oporto. Pedaleaba hasta  Santiago y Loyola... ahora que le acaban de desjesuitizarlo. Buscaba otro mundo y tenía en el bolsillo el título de doctor en medicina y anestesia  y en el pasaporte 41 años.


167.- Fontanero de Belalcazar.  Por el nombre,  es fácil esperar que este pueblo jienense tenga un castillo de aupa. Pero no la tormenta de aquella noche. Dormí en el vestuario del viejo campo de fútbol, en el colchón que me trajo el fontanero. Aunque no supo evitar que debajo la inundación me pusiera medio palmo  de agua... pero como no habia luz "sólo" el chaparreo, los rayos y truenos me molestaron "un poco".    
Sobreviví a oscuras. Con mi pequeña linterna conseguí hacer algún apaño para desviar el agua.
168.- Muerte inoportuna. Aunque la muerte nunca es oportuna... El basauritarra Antonio ya era un veterano del camino, de la vida y de algo más. "Pajero, vamos a tomar un  txikito", me dijo tras conocerme en Tardajos. La noche que pasamos en Calzadilla de la Cueza murió su esposa. Yo también lloré.

169.- Cuando nace una nieta.  Y tras la muerte, la vida. Yo lo tenía calculado para terminar en Fisterra y regresar con tiempo. Pero se adelantó dos días. Tuve que correr... y aún llegué al hospital antes que mi consuegra. Llegó antes Izadi.

170.- Undécimo mandamiento: no asustar.  En mi entorno familiar, durante mis ausencias peregrinas, también algún acontecimiento no deseado ha quebrado la vida cuotidiana. Lo han resuelto y pospuesto a mi presencia al término de mi Camino... porque era posible. ¡Bien hecho!   

171.- San Pacomio y el fraile sordo. Egipto  año 1300.  Nacen los cistercienses.  Cobreces 2008. Un fraile sordo me da una buena hospitalidad. ¡No todos lo sanpacomios cumplen todas las “reglas”! 

La  Iglesia Parroquial de Cobreces es diferente
172.- Confesor detectado.  … y una vez entré en la catedral como un pecador… y me fui a confesar… y cargado de mi pesada mochila y mi cansado cuerpo, arrodillado ante el prepotente alzacuellos, me humillé con mis pecados. Su  ignorancia y ansia cotillera raudamente le delataron. A veces no hacen falta ni micrófonos ni listos.  

173.- Hostias en el camino. Si dudáis de la veracidad de esto, no os merece leerme.  Aquellos chavales me subieron al coche. Eso sí, para ayudarme. Y, ya subido, me prometieron “o eres de los nuestros o te damos unas ostias y te tiramos ahí”.

174.- Los de Igorre por España. En un pueblo que se llama Wamba, iba yo muy "tocado". Y el único coche que pasó, me recogió y liberó de los 10 eternos kilómetros que me quedaban. Un nieto  de los Bustinza, que también sueña con hacer a pie el Camino, se ganó mi gorra de "Igorre" por su detalle.

175.- Yogurcitas asturianas. Llegué a las 10 de la noche a Bahamonde. La hospitalera se enfadó con el cachondeo de la jauría juvenil en el dormitorio y les amenazó con llamar a la G.C.  Todavía charlé largo rato con mis vecinas veinteañeras de litera. Y el día siguiente coincimos también juntos en el suelo de Sobrado.  


176.- Hospitalero negro.  No he visto ningún peregrino "de color" en mis caminos. Tampoco africanos. Pero me agradó la simpatía y efectividad del mozetón de San Teotimo.

En este albergue de Valença dormí la ultima noche de Portugal en 2010
177.- Clérigos australianos. A pesar de las órdenes tajantes del hospitalero de que no abrieran a nadie, me abrieron y le llamaron al móvil. Eran hermanos y compartí con ellos una pequeña charla la siguiente noche en Laza.

178.- El último "caballero".  Salí de Cadalso de los Vidrios por el asfalto. Divisé a lo lejos a persona con caballo y burro. Lo alcancé y caminé con él. Iba a arar los campos a 5 kms. de casa. 76 años y soltero. Creo que es el último de España  que va a trabar en burro... y usa el caballo para el campo.

Eugenio Castrejon, es el hijo del tío Benito "el cabrero", según él se identica
179.- Roser en el Museo de la Guerra. Muy gruesa, 26 años, sin complejos. Me invita a la charla y a ver el museo de los horrores de la Batalla del Ebro. Me agrada su simpatía y efectividad como encargada, pero prefiero no ver los tiros de la barbarie, que oigo desde fuera mientras descanso un rato escribiendo en mi "blog de las trincheras"

180.- El industrial rumano. Turismo gama alta, bien parecido, 38 años. Tiene dos granjas de pollos en M. (Tarragona) Me salva en mi extravío y lleva expresamente a Favara. Es un placer la larga charla con él. Con inteligencia, humildad, constancia y mucho trabajo siempre se sale adelante.

181.- Rebeca, la hija del conserje. Llego "fundido", de noche y lloviendo. Las luces del Polideportivo me alumbran una esperanza. La simpática de 23 añitos  que lo está limpiando, se deshace en amabilidad y efectividad, no dejándome ni arrastrar dos colchonetas al cuarto de arbitros, para  que pase una buena noche.

182.- Isabel y Maella. Vive en Caspe y va recoger a su hijo a la escuela de Maella. Es mi ángel de la guarda cuando me pierdo en los meandros del río Guadalope.

183.- El marroquí sin nombre. Sigue lloviendo y anochece cuando camino ya cerca de Escatron. No hay ni coches. Pero uno se da la vuelta y me recoge. Ha hecho unos 65 kms. para enviar 50 € a su familia y le han cobrado 4,90 € el envío.  No me puede invitar a su casa porque a su mujer española le da miedo. ¡Qué hospitalidad y drama la de estas gentes humildes y en paro, que te dan todo lo poco que tienen!

184.- Espinas en el Albergue. Sábado noche y futbolera en Zaragoza.  Albergue Juvenil. 15 euros por noche. Me ponen sólo en local de ocho en la habitación más fría. Recurro a una sobrecama más de ínfima calidad y paso frío. A la 1,30  llegan ruidosamente los siete que faltan y dan toda las luces. Y a las 9 de la mañana no me permiten encender una luz porque uno aún duerme. Tampoco los futboleros del Mallorca, que han perdido injustamente contra el Zaragoza, dan mucho más de sí. ¡Noches de sufrir! 

185.- Ferroviario efectivo. Entrar y salir de una ciudad de casi un millon de almas es siempre un problema para el peregrino andante. La Intermodal de Zaragoza me sacará hasta Casetas en tren Cercanías Renfe. En su "progreso" quedan lagunas. No tienen las máquinas preparadas para los de Tarjeta Dorada del resto de España. Me cuesta varias vueltas y reclamaciones. El "experto" final lo soluciona abriéndome las puertas mecánicas de entrada y salida en Casetas.

La Intermodal de Zaragoza el día de ida en bus a Tortosa
186.- Ramon "El Bota". Esto fue en Alforque (Zaragoza). Tras desayunar, me pagó el café con leche "porque le daba la gana". Su "chispa" maña y hábiles conocimientos de mi Pais Vasco me hicieron pasar casi una divertida hora, quizás el mejor rato de otra difícil y dura etapa.

187.- Dorin Sarosi. Otra vez tiene que ser un rumano, 38 años, el que se entera de mi sufrimiento y dificultad y hace de buen samaritano cuando me diluvia  en la N-232 al caer la tarde de domingo, ya cerca de Gallur. Me deja en "su pueblo" actual que es Mallén.

188.- El miserable de Mallen. Hundido yo de agua y de debilidad física y moral, el borracho H. me pilla a las 22 h., se persona como alguacil y autoridad y me retiene, veja e insulta durante hora y media. Al día siguiente me dicen sus convecinos, cómplices pasivos,  que es su broma pesada con los débiles de fuera cuando está borracho, que es muy a menudo, pero que en el fondo es buena persona. Ningún pueblo se merece que un miserable como éste le desprestigie.

189.- Los transeuntes en Tudela.- De 8 a 9 tengo la suerte de poder acompañar y cambiar impresioines con dos. Aurelio y Pepe proceden del mundo de la cocina. Pero hace años escogieron la libertad. El primero conoce todo sobre el mundo de la fruta y algo más. El otro, hippie en Holanda en la década de los sesenta,  hoy alterna el peregrinaje y los caminos, vuelve a veces a las casas de sus hijas  valencianas y traga todos los libros serios que puede. Dos humanos de cultura, rebeldía y libertades. Ahora trabajan cuatro horas en la mañana en el taller del Ayuntamiento montando tornilleria a mano para procurarse 4 euros (así me lo dice el primero, aunque me parece poco).

190.-  Anasoara en el tren.- Simplemente ocupaba mi plaza porque iba con su hermana. Qué gran agradecimiento mostró porque yo fuera a la suya en otro departamento. Esta vez  ganamos los dos, como tantas veces es posible, yo al experimentar que un mínimo detalle que a mí nada costaba, le facilitaba un poco su viaje. Era rumana, educada y agradecida.

191.- El semanero de Montserrat.-  Un fraile enjuto y viejo como un palillo, simpático y hospitalario conmigo al llegar de noche a Montserrat. Al amanecer siguiente, presidía Laudes y Misa en la amplia Comunidad.

192.- Mauricio de Manresa.-  Albañil y tendero, 45 años, compartimos charla desayunando y me obsequió después con una cuajada y miel en su puesto feriante de la gran plaza de Montserrat.

193.- Motero y autobusero.- José Luis (54) salía en moto del trabajo de noche a la entrada de Igualada. Se interesa por mi y mi descanso nocturno. Va a por otro casco y en diez minutos vuelve a llevarme de paquete hasta el albergue de Jorba. ¡Es una experiencia única en mis caminos y en mis 65 años de vida!

194.- Mossen efectivo. - Llego de noche y sin avisar al Albergue Parroquial de Jorba. El encargado me recrimina no haber avisado y estar allí por casualidad. "Yo soy como los pajarillos del campo, que no sé nunca donde dormiré... no importa, voy con esta esterilla a la calle"  Y rectifica. Tiene un limpio y algo mercantilizado albergue. "Es un buen chaval", me dirán de él después.

195.- Simplemente camarera.-  Que la guapilla camarera Ana se interese por mi Camino al servirme el primer café mañanero en Jorba, me parece algo más que una buena vendedora.

196.- Pere Tarres, campeón de moto trial.- 57 años, nos encontramos en La Panadella, cuando él desayuna antes del mediodóa café y copa de brandi, porque acaba de cerrar un buen negocio. Está contento y me invita. Lleva ya recorrido dos veces el mundo. Las mismas que  ha corrido el mundial de trial. Su sobrino Jordi ha sido siete veces campeón del planeta. Son leyenda en el mundo motero.

197.- Un Schol Bus en el Camino.- Antes de entrar en la provincia de Lérida, aparcado en un ensanche de la poco transitada ya vieja N-II, el muchacho alemán Daniel Viehmann (35) vive en él fabricando instrumentos musicales para los escolares de Catalunya.





La casa-taller andante, el "maestro" y su obra.
198.- Joan Carné, peregrino a los 14 años.- Lo que más me sorprende de este joven (22), ahora soldador en Borges de Tárrega, es que haya hecho ya cinco trozos del Camino Francés acompañando a su abuela y a una amiga, desde los 14 a los 18 años... y que ahora quiere volver pero anda mal de tiempo.

199.- Hostelero y granjero de cerdas.  Es Francesc Pascual (41), el del Café Modern de Castellnou de Seana, un derroche de simpatía y trabajador a tope donde y para lo que haga falta. Hospitalario y promotor del Camino en su pequeño pueblo.

Nos despedimos en su viejo y amplio bar a las 7,15 h. y de noche. Sus padres habían abierto hacía una hora y se afanaban en la limpieza.
200.-  María José (36) en la Casa de Juventud.- Llego a mediodía, cansado y sudoroso. Me gana desde que entro. Es todo amabilidad y servicio. Pongo al día mi crónica rápida en el blog. No me deja perder el tiempo comiendo en Fraga. En tres minutos me prepara un picnic y zumos para comer y cenar. Se emociona con mi aventura... y la tarde que me espera hasta Candasnos. ¡Son los noventa minutos más felices de esta etapa... y cargando las pilas!

201.- Camionero Rumano.- Llego de noche y roto por el inmenso y peligroso tráfico de la N-II. Y no tengo alternativa ¡Así no debo continuar... entro en un peligro altísimo! El  ha visto mi riesgo desde la cabina. Se ofrece a llevarme hasta Alfajarín. Me convence de que es un acierto dar por finalizado mi Camino de Sant Jaume varios kilómetros antes de lo programado.

202.- Manolo, el tapicero de Rincón de Soto.- No es lo normal que te cruces con un paseante de 69 años y que tras charlar un rato, se dé la vuelta y te acompañe a su casa-taller y te deje el ordenador para actualizar tus aventuras en internet... y que su esposa te ponga un café con leche y madalenas en el despacho de la oficina. Pues así ha sido... y así lo cuento.

203.- El bibliotecario de Alfaro (29).- Otra de ordenadores. En la Biblioteca de Alfaro, no es la primera en la que no consigo escribir. Presto, Guillermo me coloca el personal portátil suyo... y sin prisas.  Veo que tiene una tarde de martes muy movidita y puede con todo.

204.- El plato de callos en Calahorra.- Cuando entro al Café Mayor, la tolosarra que lo regenta me admira y alaba como peregrino andante y sufriente en un mediodía de mucho calor. Charla, plato rápido en la barra y una caña de cerveza... invita la casa. Joder, esta vez me da hasta apuro e insito en pagar. ¡Que ni hablar!

205.- Bicicleteros en Logroño.- Dos mocetones en bicis se interesan por mi Camino cuando he pasado Barea y busco la nueva estación de Renfe. Me acompañan dos ó tres kms. mientras charlamos del Camino y yo esprinto para no perder el  tren Alvia a Bilbao. Miguel de la Rioja lo ha hecho en bici y ya sueña con repetirlo a pié.

206.- Ciscu en Castelloli.- "Hay más personajes, como Ciscu en Castellolí, que desde la ventanilla de su coche  y en medio del paso de cebra, nos entretenemos varios minutos. El tema le apasiona, lo hizo en bici y prepara su casa para albergue", escribo en  el Camino de Sant Jaume.

207.- Francesc del Barça.-  Invernal de Logroño a León. Enero 2014. Camino dos etapas con él y duermo tres noches, 61 horas de charla y compañía. Primerizo y de 35 años... pero qué chaval!

208.- Brasileñas en Calzada.- No eran peregrinas, sólo trabajadoras en un bar normal. A más de media mañana yo elegí almorzar allí con otros cuatro peregrinos. Y lo pasamos tan bien que el Canatajotas valenciano les dedicó una de las suyas a pleno pulmón, tras los traguicos de vino.

209.- Cuando no hay albergue...- ... más vale pensión. Aunque, ya te vale, Belorado, que de los cuatro que estáis en verano... en enero, que se pudra el peregrino!

210.- El Gallote.- El Camino nos enseña personajes de película hasta en enero y con bajo cero. Esta vez lo he encontrado y he charlado con él en San Juan de Ortega. Con 84 años, vestido de pulcro negro, bombín y bastón incluidos, latinajos acertados en su  exquisita educación religiosa, dice haber sido "colaborador del Camino desde Colonia hasta Santiago". Y me dice muchas cosas más, que las creo muy posibles.

211.- Peregrino, hospitalero, profesor y escritor Urbina.- Coincido con él, cenando y andando, charlando y culturizándonos. Ya nos encontramos en 2008. En su libro "Historias de Tal" cuenta algo de lo que ha podido pasar en esos 65 años que ya lleva en el Camino.

212.- Betania, como en Judea.- Pero este albergue está en Fromista. Tan humilde como inusual, tan gratuito como inusual, sólo con cuatro ya está lleno. ¿Ayuda a los peregrinos o desayuda a sus competidores hosteleros? ¡Polémico! Lourdes, a mí me has ayudado indicándome bien el siguiente

213.- Los yanquis de Tennessee.-  A Hontanas llega muy de noche otro más tardío que yo. Algo, muy poco me cuenta en el castellano que masculla. A la noche siguiente, en Moratinos completo el guión. Dos amigos  de ya una veintena de años y con los 40 en sus carnets, mocetones y deportistas de 1,90, se han separado en Burgos. ¡Ay los lios del sexo! Y el adelantado en el albergue de Bruno está decaído y preocupado. ¡Son como niños grandes!

214.- El "monaguillo" de Navarrete. -  Navarrete (La Rioja), miércoles 8 de enero, casi mediodía hora española. ¡La iglesia abierta! No es un espejismo ni un milagro. Bueno, el milagro lo hace un joven casi todas las mañanas, mientras reza en el último banco de ella. ¡Qué pena que ya en España, cuando en los pueblos pequeños preguntas por el cura, siempre "está" en el otro pueblo!

215.- La azafata peregrina.- El Camino en enero es  como la Onu en pequeño. Y alguna hasta habla en castellano y en inglés. Es la azafata de vuelo, toda simpatía y amabilidad como en el avión a Miami que le toca dentro de pocos días,  peregrina que hoy coordina y es el alma de un heterogéneo grupo que ha ido juntándose desde Logroño. Agradable Paloma.

216.- Amanecer en Campos.- Bonito nombre para un pequeño hotel familiar en La Población de Campos. Pero la hospitalidad de su propietaria, Carmen (56), que también atiende el Albergue Municipal de al lado, me ha parecido de sobresaliente y con diploma. Y que conste que he dormido en el Albergue por los 4 euros habituales. ¡Simplemente magnífico todo!

217.- Letón de 30 años, lector de la Biblia.- ¿Pero como puede venir uno desde Letonia en diciembre/enero a hacer el Camino y  disfrutar leyendo la Biblia? Pues eso lo he visto yo, he hablado con él en castellano... y es el único que en la Invernal del recién estrenado 2014 ya encuentro que regresa de Compostela.

218.- Avelina (81) y Guadalupe (93) en Barcenilla del Pisuerga.- Y ahora voy con los personajes y aconteceres breves del Camino Olvidado. Invierno y marzo 2014. Sólo viven y duermen dos personas en este bonito pueblo del Pisuerga. A la primera me la encuentro en la calle. Quiero saludar a la segunda, tras asustar a su amplia banda de gallinas. Aporreo su puerta y la oigo caminar con el "tacataca" manual, porque tiene la cadera rota. Me atiende...y se cansa, claro. ¡Son 93 años!.

219.- La bibliotecaria en Quintanaluengos.-  Tres ancianos esperan al Bibliobús, que de pueblo en pueblo conduce y atiende Nati. "Tres clientes -y una pasa de 90- en una aldea de 30 personas, es un índice muy alto de interés por la cultura" le digo. "Sí, la tienen, me esperan con ansiedad, es su salida social" me contesta.

220.- Dormir en la vieja escuela en obras.- En Castrejón de la Peña, su alcalde pedáneo no derrocha hospitalidad. Sin luz ni agua, sólo me deja al polvo y al frío, como compañeros de suelo en la noche. El peregrino no debe exigir. El pórtico de la iglesia es peor... de piedra y abierto.

221.- Una vara de fresno.- Yo, en este Camino como en los últimos ya no llevo bastón. Antes de Cervera de Pisuerga, me meto en líos de matorrales junto al río. Con mi pequeña navaja de emergencia me "fabrico" una vara para que no se me adhieran incordiándome. Me acompañará hasta Almudey, que por culpa de una foto, se me despista y abandona.

222.- Sor Tiva en Santibañez.- ¡Jolín con las monjas! A ésta, de 81 años, la encuentro en el Centro de Internet, cuando actualizo mi aventura. Me regala dos "detalles" de Cristo y la Vírgen y después aún charlaremos un buen rato. Cuida a su madre, de 109,5 años. Y viste de monja, y quiere a Dios como monja. ¡Me gusta!.

223.- La "ayuda" de la G.C.- Patrullan por la solitaria carretera a Guardo y me ven caminar varias veces. Después, cuando va uno sólo... me retiene, interroga, inspecciona... como a un delincuente. Son las pocas "espinas" que también hay en el Camino.


224.- Sixto, el "hospitalero" de La Robla.- Acude puntual a la llamada por el móvil del aguacil. Es un remanso para el peregrino encontrarse "con los suyos". Aunque tampoco hoy, como demasiadas noches que no sean verano ocurre en La Robla, dormiré en su albergue acompañado. Intercambiamos aconteceres de la vida peregrina. Va a ser el único albergue que encuentro y duermo en este Olvidado o de la Montaña.

225.- Un hotel hospitalario.- Bueno, el hotel no, su amo Juan Carlos. Es el Santa Lucía, donde por fín consigo desayunar bien y a hora aceptable en La Magdalena. Su charla y hospitalidad, también es buen comercial, me gusta tanto o más. Hasta para subir la foto que nos retratamos juntos.

Per Bat, con su "vaso" en este Camino, acompañado de Juan Carlos Soto.
226.- Recuerdos del pasado.- Cuando en 1966 Per Bat empezó a trabajar en un banco, la lista de ellos en España andaba por encima de los 250, me refiero a bancos diferentes no a sucursales. Actualmente no llegan a una decena las "marcas" que se han mantenido... y son menos las que aguantan con el mismo nombre. Este humilde Etcheverría me sorprende en un pequeño pueblo de León.
Un nombre vasco para un banco cuya sede principal estaba en Betanzos (Galizia). Curioso...¿no?

227.- Me riñen por comer tarde.- Era en Iguarenza. Las flechas amarillas me desviaron en El Castillo al otro lado del río y perdí una hora. El lugar, me lo había recomendado a la mañana el que me invitó al desayuno como "una comida casera estupenda en un ambiente muy de antes". Pero la bronca de la buena señora y los "morros" que me mostró mientras comía en la mesa corrida de su cocina... Comí bien de cantidad y calidad, aunque me tuve que marchar en 20 minutos con el postre a la calle y tras dejar 10 €. Son  aconteceres del Camino.

228.- El desapoyo de algunos nativos.- Subía a buen ritmo, para que no se me echara la noche encima, por el Valle Gordo ganando altura.  Hay nueve pueblos. En los que ví gente, pregunté. "Es imposible que Ud. pueda atravesar mañana esas montañas, que habrá más de un metro de nieve almacenada y blanda" y otras frases tan o más desanimadoras me respondieron. En dos horas me fui "comiendo el tarro" y preparando mi mente para lo peor, que para mí era acabar en Fasgar mi Camino.
Una ermita solitaria a la vera de mi camino en el Valle Gordo, a las 18,29 h. en mi esprint de 59 kms. de La Robla a Fasgar.
229.- Rosi, Santi y Candela.- Nada más entrar a las 20,10 h. al Club Social de Fasgar, una pregunta, una mirada, una sonrisa de admiración me cargaron de nuevo todas las pilas. En el detalle escrito de esa etapa, mi cuarta del Camino Olvidado, lo cuento con más detalle. A esta familia hospitalaria le debo mucho del ánimo y fuerza con que salí el siguiente día a atravesar la montaña. A la niña de dos años Candela, le he dedicado esa etapa, por ella y sus padres... por la inyección  tan necesaria y puntual que me propiciaron.

Nos la sacó Santi en su casa, por eso sólo falta él.
230.- Los puentes del río Boeza.- Me lo explicó muy bien Arsenio, pero por su edad supongo que ya hacía tiempo que no los cruzaba. El primero, casi escondido, porque el camino se metía al río ahora embravecido, y con las tablas más podridas que sanas, no apto para miedosos. En el segundo paso, el río allí había hecho una isla, debería haber dos puentes. En el  "sano" ni me atreví a sacarme una foto. Donde correspondía el otro, ni señal. Lo analicé, medí, pensé, me la jugué... y pude sacar la foto de lo que atravesé a cuatro patas y salvando en los aires mi equipo.
Los recordaré como Los Puentes de Arsesio.


231.- Hospìtalero, vendedor y deportista.  Iñaki Zubía Egia (59) está de hospitalero voluntario el 20.05.14 en Irún. Vive de y disfruta vendiendo. Un objetivo pendiente: atravesar el Estrecho de Gibraltar a nado con su hermano, que no tiene piernas.

232.- En Agurain (Araba) y de noche. Jesús me lleva al albergue y el ciclista holandés debe de estar duchándose dentro y cerrado con pestillo. Minutos largos de espera. Después hablamos. Un "monstruo" de las kilometradas.  Guillermo, 27 años, 1,72 m., 59 kgs. viene desde Lisboa a Burdeos en bici, ya lleva 3000 kms... pero ha hecho muchas más "barbaridades", como le dicen su amigos

233.- Vasco y trotamundos reconocido. Noche de viernes en La Puebla de Arganzón. Cena rápida, charla y repaso a sus fotos en el abarrotado bar. Pierre-Louis Blaix (64) sube desde Alicante a Bayona, casi su pueblo. 13 Caminos diferentes en los tres últimos años, vuelta al Mediterraneo en su juventud y medio mundo en su mochila. Aún  baila el "aurresku", del que me marca unos pasos. ¡Qué pena que vamos a la contra en este Camino! 

234.- El ciclista discreto. Barthelemy Sornin (42) es un discreto francés que se dice de pueblo, que vive en el sur a unos 100 kms. de Turin.  El 24 de abril salió en bicicleta para Santiago, pasando por Bayona y Bilbao. Regresa en una ruta circular y exclusivamente suya, saltando Caminos, para llegar a casa hacia el 20 de Junio. Hace etapas de entre 150 y 300 kms. Al final calcula hará 4.500. Dormimos en el albergue de Pancorbo. Me pregunta por la distancia y carreteras a Jaca, donde le animo puede llegar bien mañana.

235.- Peregrino de Jerusalén.  Llevo por delante a una o dos jornadas a un peregrino que viene de Jerusalen y va a Santiago. Lleva cuatro años. Me lo comentan en Vitoria. Me lo confirma Blaix en La Puebla y me pasa su foto, que he subido a la entrada 24-Via de Bayona. No lo alcanzaré porque yo termino en Burgos.

236.- Peregrino, montañero y cantautor a los 81 años. Al pasar por Igeldo (aún barrio en la montaña de San Sebastián) un cartel en la acera, una garrafas de agua y un sello "ayudan" al peregrino. Es delante de la casa de José Mari Soroa (91), que con 10 Caminos, casi todos los grandes montes de Europa hollados y ahora "llevo once años yendo a cantar y tocar mi guitarra a las  residencias der ancianos". Es todo un personaje, del Camino y de la Vida, que me invita a un café, a probar su patxarán y a una distendida charla. 

237.- Joven peregrino salmantino (15 años).-  Llego a las 21,55 h. casi reventado al Albergue de Markina. Este chaval me ofrece y da todo, su hospitalidad y cariño, agua y azucar, su cama y esterilla... Impresionante este peregrino, que hace este camino con su padre.

238.-  Peregrinos agredidos en Larrabetxu (Bizkaia).- Cuando bajo de la montaña y por el arcén de la carretera al primer barrio de Larrabetxu, sufro la agresión de los enormes y ladradores perros, que tras la mínima valla parecen querer comerme. Nada peor que hacer el gesto de defensa y asco levantando el brazo para que se enfurezcan más y salga el dueño a morderme. Dos kilómetros infames, cuando ya llevo hoy 48 en mis piernas de durísima etapa. Abajo en el pueblo, me confirmarán las quejas de otros peregrinos y caminantes que pasan al bajar o subir a la montaña. ¡Cuando los perros ladran así, es porque los amos muerden!

239.- Camionero y atleta Jorge Bernal.- Se ofrece y me lleva en su enorme camión grua cinco kilómetros para mí de peligro y calor agobiante. Se la juega un poco con la G.C. Y encima me dejo las gafas en el salpicadero. Sube hasta el Monasterio de Vallviana para poder dar la vuelta, me pilla cuando acabo de darme cuenta del olvido... y tiene que ir hasta Catí (más de 15 kms. para regresar a devolvérmelas), porque ese pedazo de "bicho" no da la vuelta en cualquier sitio. ¡Milla esker, que ganes muchas "carreras"... pero sobre todo la de la vida!

240.- El guarda Julio. Se me hace la noche y casi me empeño en escalar una entrada infranqueable en el final del Barranco de Salvassoria... y voy equivocado. El baja de trabajar todo el día, me lleva hasta la fuente, me pone en el Camino y me deja dormir "a salvo" debajo de las estrellas. ¡Un mocetón de 120 kilos lleno de bondad!

241.- Hermanos Monforte en la Torre de Castellote.  Me dejan dormir en su masía. Si no lo hacen, me hubiera mojado en las noche hasta los tuétanos. Yo seguía subiendo y estaba ya a unos 1550 msnm. ¡Y me insisten varias veces en bajar a Cantavieja y subirme algo para cenar! Elegantes, elegantes.
242.- Peregrinos holandeses. Los únicos que veo y con quienes hablo en el Peñiscola-Teruel. Padre (65) e hijo (28), en bicicleta de Amsterdan a Fátima y Santiago. Suben asfixiados el Puerto de Villarroya  (1700). Tienen que esperarse y descansar. Ahí me paro con ellos y charlo un rato.

243.- La pastora Cristina (32). Esto es pasando Cedrillas, a las 9 h. Cuida 500 ovejas, que fueron de su padre. Tiene móvil y wassap, que me oferece para comunicarme con mi compañera. Es la única que he visto en mi vasta experiencia caminera. Y se queda leyendo mi blog.

244.- El kilometro 14 a Teruel. Bajo "cocido" el Puerto de Cabigordo (1600). Me parece que llevo piedras en el pie derecho. Es la ampolla, ya gigante, a punto de reventar. La pincho y dispara un chorro de líquido. El dolor posterior es insoportable, un infierno llegar -y es cuesta abajo- a Corbalan.

245.- Javier en Corbalán. Llego muy justo a las 13,30 h. cuando el calor machaca y la tormenta  se avecina. Unos minutos tumbado en las baldosas de su bar, una charla distendida con los lugareños, un plato de "hervido valenciano" y otro de garbanzos con callos.... ¡y a volver a caminar a las 14,30 h!. 
246.- Blanca y Gorka en Urdax. Camino Baztanés  en el duro invierno. 18.02.15 20 h.-4º en la calle.. "Llaman a la hospitalera, que está con su hijo en el futbito en Elizondo y tardará unos 30 minutos en venir. Me quedo helado en la espera, que aprovecho para cenar el tentempié que traigo en la mochila. Cuando Blanca me está enseñando el amplio albergue dentro del Monasterio, se presenta Gorka, un mocetón de 35 años, que vive al lado para ofrecerme cena caliente. Le doy infinitas gracias, pero no debo aceptar, porque estoy tiritando de frío. Rápido, semivestido con tres prendas, me envuelvo en cinco mantas y consigo descansar y..."  Así lo conté en mi Diario.

247.- Bar Goizalde en Elizondo. El trato recibido en Ayuntamientos (para servir al contribuyente) difiere 180 grados. En la capital del Baztán me toca el de arena, el de los peores. Lo remedia Andrés, el del Goizalde, que me da bien de comer, amabilidad, hospitalidad... y me deja su ordenador portátila que sin prisa alguna ponga al día mis andanzas.

248.- Retenido en Albandoz. Después de Albandoz (8,30 h. aprox), una  puerta  semiabierta de alambre fina, me invita a entrar a la N-121-A, a la vista del duro repecho de bajada primero y subida posterior muy pronunciada. Entro a estudiar la posibilidad de acortar en el empinado ascenso a la Venta San Blas, sin siquiera saltar el pretil de hierro. Ninguna señal ni indicación de prohibido a peatones. En seguida, dos comandos armados de la G.C. y otro de "Vigilancia Carretera" con estruendosidad y maniobra de casi película, me detienen, maltratan... y ponen en peligro mi vida. Son los "ángeles malos" actuando a su manera.
249.- El marista Padre Domingo (82) en Arre. A las 20 h. me sorprende ver tan cerrado el Monasterio de la Trinidad de Arre, sólo utilizado por cuatro ancianos frailes maristas. Y pienso en lo peor. Tras un largo mirar y timbrear, me atiende el padre Domingo, 82 años, un cristiano de los pobres, hecho en más de 40 años con ellos en Nicaragua. Charlamos ampliamente, coincidimos en mucho,  y me baja la cena..."que a nosotros nos sobra y la tenemos que tirar, que es una pena".
250.-  Familia numerosa australiana.  Es invierno. Albergue "la Casa de Austria" en Los Arcos...
la más curiosa y mayor sorpresa en positivo de este Camino. Un matrimonio, entre 40/50 años, con sus cinco hijos, entre 5/15 años. Hacen juntos todo el Camino Francés andando y.... son de Australia. Sólo los rasgos de la madre evidencian su aborigen australiano/bosquimano.
251.- Felisa, la de los higos, aún "vive" a la entrada de Logroño. Lo he comprobado el 23.02.15 en mi Camino Baztanés ampliado. María (82) es su heredera.

Charlo casi unos 20 minutos con María (82), que me da  un gran vaso de agua y me transmite su hospitalidad y su amor. Vive en una humilde morada de campo "No toques la barandilla, que se puede caer", esa frase define el estado de su casa

252.- Vicente Hernández, peregrino y motero. Me ha parecido "el hombre del Camino en Requena" Contacto con él por internet antes de hacer  "el de la Lana". Un motero me espera a la entrada de Requena, saluda y será mi "lazarillo" en su milenario pueblo. No habíamos quedado, no uso teléfono... es una tarde de "fuego" que  sufro los 47º en algún momento. Es el primero de la escasa docena de "ángeles" que  me han hecho posible este difícil Camino.
253.- "¡Al fin del mundo!".  Mediodía solar que abrasa, subo el Puerto del Rocho como una bala, camino de Cuenca... Por el otro arcén baja un caminante con mochila y bastón, coetáneo mío. "Buen camino... a donde vas? - "Al fin del mundo", me grita. No nos paramos, ni siquiera aflojamos el ritmo. Es el único caminante con que me encontraré en este Camino de doce largas jornadas.
254.- Luis Cañas, hospitalero de Cuenca. Otro de los "grandes" peregrinos que trabaja para despertar/restaurar la milenaria cultura de los Caminos en el cuadrante sureste  de la  península. Inmensa su hospitalidad en su ciudad, a donde llego bien de cansancio y bien tarde tras los 68 kms. andados. ¡Cuánto me hubiera gustado acompañarles en su X Marca de las Flores, reivindicando el paso abierto por Villaescusa de Palositos!

255.- Luis en Torralba.  Un foráneo, probablemente un buen fotógrafo en Madrid, harto del mundanal ruido, llegó un día a Torralba, cogió el Bar Goyo, luchó duro durante años... y se hizo un hueco  en el corazoncito de la aldea... y en el de los peregrinos. Me dio de comer y de beber, me dejó su ordenador y su casa...  las líneas que le dedico en mi blog son más que merecidas. ¡Es el "hospitalero" de Torralba! 

256.- La Bibliotecaria de Albendea. "Ayer di más de 60.000 pisadas perdido en el monte difícil y en caminos de piedra. Y este amanecer noto en mi pie izquierdo una compañera indeseada, una ampolla incipiente, a la que tengo que despachar de mi lado. Gema, deja un momento el funeral de un familiar, para abrirme la biblioteca. Otro ángel del Camino, imprescindibles para los peregrinos"

257.-. 22.05.15 La fragua de Per Bat. Ayer bajo a las 20 h. un puerto a Tarancueña. Sube un ciclista a pie, coetáneo mío. Hablamos. Se da la vuelta y seguimos juntos. No me dejará pasar de su pueblo. Esto es una pedanía de Retortillo de Soria, por donde anduvo durmiendo y de conquistas Almanzor por el año 921, 14 habitantes en la noche de hoy, no está el alcalde que tiene la llave del Local Social. Enrique, Mariano y Rosario se mueven, me alimentan, buscan mantas y llaves. Dormiré en la antigua fragua, hoy local para la juventud, aún sin terminar, sin agua ni luz. Hasta las 23 h. son los ángeles buenos que encuentro en el Camino.

258.- Rafa Diez, un reto por el Cancer. Este atleta catalán de 33 años, me alcanzó corriendo tras Rabé de las Calzadas el 5.11.15. Hablamos y nos intercambiamos comentarios en nuestros blogs, Su reto era hacer corriendo los 900 kms. del Camino Francés en 13 dias... por el Cancer. Lo ha conseguido. Su modestia, anonimato y finalidad... aún le hacen más grande. Lo cuenta en su blog "14 días o menos".

259.- Gastroenteritis en Lédigos.-  Al llegar al anochecer el último al Albergue "La Morena",un mocetón alemán se quejaba tumbado en la cama con mucho frío... Le pregunté y me aseguró no se había drogado. "La gastroenteritis no es grave... bebe mucha agua... y mañana a andar" Una hora después llegó una ambulancia medicalizada.  No era grave, pero la prudencia del la "hospitalera" me pareció la correcta. ¡En el Camino, estamos seguros!   

260.- Mónica Pascual Mencia en Burgo Ranero.-  En este pequeño pero gran pueblo peregrino con buen Albergue Municipal, decir Mónica es hablar del Restaurante El Peregrino, que está delante.  Y yo, a su simpatía, belleza y efectividad tengo que añadir que no dudó un segundo en dejarme su ordenador personal para hacer una crónica  urgente... cuando más lleno tenía el local.

261.- Tomas, el de Manjarin, el último templario. Allí lleva ya 21 años. Es,  con Jato y una señora muy mayor del Alto del Poio, el trío de hospitaleros vivos que más años siguen en el Camino. Lo conocí en 2002. He hablado varias veces con él. Y el pasado día de San Martín (11 de noviembre he dormido  con él en su cocina/santuario/cabaña... un personaje al que primero hay que conocer... y después a lo mejor se podrá opinar. 

262.- Jou en la Via Romana.- Mi 30ª Camino diferente, el de Gerona a Montserrat no destacará en mis recuerdos por la hospitalidad e infraestructura peregrina deseada. Santi Jou (63) fue una de las pocas excepciones. Me dejó su hotel rural y su internet para que escribiera mi crónica. Fue una hora extraordinaria, fructífera, en un lugar e instalaciones idílicas, al inicio del duro ascenso a la Sierra Colldecabras, via Romana Olot-Vic. El personaje, tan interesante como el lugar... intentaré volver.

263.- Otro Santiago muy diferente.- Después de almorzar a gusto en Mollá, caminaba por el asfalto digestionando. Muy poco tráfico. Una furgoneta grande blanca me cruza. Al de unos minutos vuelve y me espera para ofrecer llevarme. Esta vez es un chaval de 23 años, Santi Serrano. Vive en una casa alquilada en la montaña de..., con vistas a la Sierra de Montserrat. Otro lugar idílico. Me prepara un café de puchero. Hablamos y mucho.. Llega su chica, 20 años. Me ofrece su casa, su dinero, su comida... Son artistas de la talla, de la pintura... En su juventud me parecen ambos  muy interesantes. 


264.- ¿Godesalco (año 950), el Primer Peregrino?.- La Via Podiense es la principal ruta jacobea francesa. El Obispo de Le Puy la hizo a pie hasta Santiago de Compostela. Mi 31º Camino (en mi reto/proyecto 55 CAMINOS) empieza en la hoy Francia, donde el año 950 el Obispo Godesalco inició el Primer Camino a Santiago. ¿Leyenda o realidad?... no hay documentos. (3-04-2016)



"CAMINO PODIENSE Le-Puy en Velay - S.Jean Pied de Port/Donibane Garazi (808 kms.) en 19 Etapas)

265.-  Noche en Refugio sin luz con una peregrina.- Es  la segunda etapa y de montaña. La Chauze. Anochece. La chica me llama... Así lo cuento a la familia por wass-ap al día siguiente "21 h.duermo en Refugio bien cuidado, sin luz, con chica francesa de 25 años con fuego bajo y estufa cerrada para la que he traído mucha leña" La hospitalidad en Francia y la mujer francesa es otro mundo. Y en este largo Camino lo voy a vivir.


266.- Camino Podiense (F) Mayo 2016- Etapa La Chauze-Aumont Aubrac 43 kms.-Sigo subiendo sólo, por carretera estrecha de montaña, cuatro kilómetros, hasta los 1.122 m. En la gite de Le Villeret, desayuno a las 7 con la media docena de pernoctadores y madrugadores, con los que salgo y voy dejando atrás. Y adelanto a otros, cuando la cuesta arriba nos lleva hasta los 1292 m. en  La Sauvage. Michel es un francés de Burdeos,  de 65 años, que me reconoce de haberme encontrado el pasado mes de marzo en Gerona capital, allí como casi únicos peregrinos en el Camino Girona-Montserrat.  Deja de presumir de que lleva ya 14 caminos cuando le cuento mis ya 30 documentados en 51 años, y que el principal de Francia, con 800 kms., lo espero terminar y documentar en 20 días.   Por lo demás, nos llevamos muy bien, caminamos rato juntos, hasta que tengo que dejarle atrás.
Reflexión: El Planeta y el Camino... son tan grandes o tan pequeños para que se den estos reencuentros?

267.- Techo del Camino Podiense el 8 de mayo, 1,313 m.- Aquí no hay personajes, ni a resaltar ni normales, eso es casi lo peor. Lo escribía así en mis "apuntes" para los de casa... "Etapa muy dura, sólo, viento huracanado y mucho frío. A las 18 h. piso techo del Camino (1365). Bajo a Aubrac, el Roncesvalles francés, y después me pierdo y llego a las 21,30 de noche a dormir a la Oficina de Turismo o algo parecido en St.Cleli-Aubrac, donde 20 pares de botas me dicen los que duermen en sepulcral silencio".

268.-  Potro para errar vacunos y caballerías.- En esta Francia agrícola-ganadera, sus aldeas han conservado mucho de sus siglos pasados. En uso o en recuerdo. Son muchos los pueblos que mantienen este otrora durante siglos potro de errar vacunos y caballerías. Junto a éste de... se encuentra otro edificio, el horno de leña, perfectamente restaurado y utilizable tanto para su antiguo uso como para emergencia de los peregrinos, que como yo, se atrevan y/o necesiten buscar un techo en las noches difíciles y apuradas.

269.- Pasar, ver y dormir en el pueblo más bonito de Francia.- Vivir cada momento te da sensaciones diferentes. Llovia en Conques y me mojé. Y a pesar de ello, esto reflejé en mi escrito de entonces. " Desde 1998, la abadía de Conques y el puente sobre el Dourdou están en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en el camino de Santiago" "El pueblo más bonito de Francia"  A estas dos frases sacadas de internet, le añado la percepción personal mía, aún más llamativa, aunque sólo escrita en el contexto de las conversaciones con mi familia, "Conques es el pueblo más bonito que jamás he visto". 


PEREGRINO BAT · Entrada

Estás publicando como Per Bat









PEREGRINO BAT · Entrada

Estás publicando como Per Bat










No hay comentarios:

Publicar un comentario